• proygeb
    No hay comentarios | 0me gusta | 767 Visionados

    Declaración de la renta 2017, consejos para caseros e inquilinos

    A unas semanas de acabar el año ya empezamos a pensar en ese trámite que a todos nos trae de cabeza: la declaración de la renta.

    Tanto si vives de alquiler como si tenemos una propiedad alquilada, es importante revisar todos aquellos papeles y gastos que podemos necesitar de cara a hacienda si queremos obtener alguna ventaja fiscal.

    Dejarlo para el último momento puede ocasionarnos más de un dolor de cabeza a la hora de buscar determinada documentación. Por eso, vamos a repasar los gastos que se pueden deducir por parte del arrendador y arrendatario y ver qué papeles se necesitarán presentar al fisco para obtener ciertas ventajas fiscales.

    Propietarios:

    El arrendador siempre estará obligado a declarar las rentas provenientes del alquiler de su vivienda, pero hay una serie de gastos que se puede deducir siempre que se puedan justificar.

    Con respecto a estos gastos podemos hablar de lo siguiente:

    -Los intereses de préstamos vinculados a la vivienda, en los que se haya incurrido en la adquisición o mejora del bien.

    -Los tributos que incidan sobre los rendimientos o sobre la vivienda: el IBI, las tasas por limpieza, recogida de basuras, alumbrado, vado y los gastos de comunidad, etc.

    -Los gastos de formalización del arrendamiento y los de defensa de carácter jurídico.

    Gastos de conservación y reparación, son los efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como pintar, arreglo de instalaciones, sustitución de elementos tales como: instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad…Esto no incluye los gastos destinados a la ampliación o mejora de la vivienda.

    -La prima del seguro de hogar. Ya sean de responsabilidad civil (incendio, robo, rotura de cristales) u otros, sobre los bienes o derechos productores de los rendimientos.

    -La amortización del inmueble y de los bienes que contenga (el 3% del valor catastral de construcción por el desgaste del mismo sin incluir el suelo).

    -Las cantidades destinadas a servicios o suministros de luz, agua, gas, teléfono y otros servicios relacionados con el inmueble siempre que la vivienda esté destinada a uso como vivienda habitual. La cantidad resultante de los ingresos menos dichos gastos se le aplica una reducción única del 60% independientemente de la edad de los inquilinos. Pero cuidado, estas deducciones y reducciones no se aplican a todos los alquileres. Por ejemplo, las viviendas vacacionales, que se alquilan por temporadas en la costa, no pueden beneficiarse. Sí se puede reducir si alquila a estudiantes, ya que hacienda es más flexible y entiende que, de septiembre a junio es un periodo lo suficientemente amplio para no ser entendido por un arrendamiento de temporada.

    ¿Qué debo hacer antes de que termine el año?

    1. Recopilar todos los recibos de los suministros (agua, luz y gas) y de la comunidad (y todos los gastos relacionados con la vivienda)
    1. Realizar alguna reparación y obra de mejora antes de finalizar el año y conservar la factura.
    1. Aprovechar las últimas semanas para solicitar un préstamo vinculado a la vivienda como por ejemplo, para cambiar la instalación de la calefacción antigua. Como propietario podrás deducirte los intereses.

     

    Inquilinos

    Los inquilinos arrendatarios tendrán muy pocas ventajas fiscales en su próxima declaración de la renta. Especialmente aquellos que firmaron un contrato de alquiler en 2015.

    La reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2015 ha suprimido la deducción estatal por alquiler de una vivienda para uso habitual. Por otro lado, las comunidades autónomas han regulado otras deducciones autonómicas (excepto Baleares, La Rioja y Murcia).

    Si el contrato de alquiler se firmó antes del 31 de diciembre de 2014, el arrendatario podrá deducirse un 10,05% de los importes con un máximo de 9.040 euros para rentas de hasta 17.707,20 euros anuales. A partir de ese tope el porcentaje deducción irá decreciendo.

    ¿Qué debo hacer antes de que termine el año?

    1. Revisar las normativas autonómicas en materia fiscal para tener claro cuáles son las deducciones por alquiler.
    1. Recopilar todos los justificantes de pago de las mensualidades de renta.

    A cerca del autor

    • A cerca del Autor

      proygeb